Felices fiestas, feliz tú.

Siempre he sido un poquito así, un poco antisistema, y un tanto soluble ante la superficialidad de estas fechas que tanto señalamos con la cartera.

Pero claro, estas cosas vienen de muy atrás. En casa, mamá masticaba libros a todas horas, no era una madre “al uso”. Papá tuvo que marcharse pronto dejando un bonito recuerdo, como era él, memorable. Tener un hermano mayor, adelantado en su tiempo, deja huella. Antes de que muchos lo descubrieran, yo ya sabía que él era como un Vincent Freeman, pero claro, para mi era algo normal.

No soy ningún Grinch, solo he cometido tantos, tantos errores, como para aprender a volar aerodinámicamente entre tanto superfluo sin acabar estrellado. Y esto en casa nos lo tomábamos en serio, hacer lo que tienes que hacer aunque te equivocaras.

Miro alrededor, y veo cómo la gente se rebana los sesos y la cartera para conseguir la aceptación de los demás. Así, pensando en comprar la felicidad sin que pite en la barrera antes de salir, como si de verdad llenáramos el corazón de las personas con un cheque regalo. Nada más lejos.

Solo es la opinión de alguien con una colección de errores a las espaldas, y ya tengo enganchado un remolque atrás con más. Pero si me preguntas qué regalaría a un ser querido, siempre te responderé lo mismo:

Los planos de un proyecto sobre una vida juntos.

Felices fiestas.
Feliz tú.

©Eloy Cánovas