Entradas

Di sí a todo lo que queda por sentir.

No digas ven, di ✔te espero.
No digas vete, di ✔me voy.
No digas te quiero, di ✔creo en ti.
No digas te odio, di ✔adiós.
No digas nunca, di ✔gracias.
No digas siempre, di ✔gracias. (Otra vez)
No digas hazlo, di ✔haznos.
No digas te necesito, di ✔me encantas.
No digas bésame, no, no digas nada. ✔

©Eloy Cánovas

(Fotografía de Iván Carbonell)

Tenía que decírtelo.

Hoy he empezado mal el día, así,
con las ganas tiradas por los suelos.
Ellas correteando por toda la casa,
entre mis pies, de aquí para allá.

Hasta que he tropezado con ellas,
y claro, he besado la lona.

Ahí tirado, me han pintado la cara,
se han comido mi desayuno,
me han revuelto el pasado,
y han acabado dejándome un recado.

“Lo que para ti es un problema,
es el sueño de otra persona.”

Tenía que decírtelo.

©Eloy Cánovas

¿Sabes?, hueles a desesperanza.

¿Sabes?, hueles a desesperanza.

Cuando ya no te desnuda sin quitarte la ropa, hueles.
Cuando duermes con quien no te sueña, hueles.
Cuando solo te dice que te quiere, hueles.
Cuando ya no besa lento sin arrugar las sábanas, hueles.
Cuando el cuarto oscuro de la casa eres tú, hueles.
Cuando la nostalgia es tu mejor analgésico, hueles
Cuando cierras los ojos y no se queda dentro, hueles.
Cuando huele a humo de otras brasas… Abre los ojos.

Esa intuición que no se equivoca, y que sabe que ha dejado de amar cuando ya no hay NADA que quiera decir.

©Eloy Cánovas

Puede que tú y yo, también.

IMG_20160723_234808

Libro: “Carrete velado” de Irene G Punto

Nunca se es tan cobarde como aquella vez que tampoco.

Puede que un error de corazón sea un mal menor.
Puede que echarte de menos implique sujetarse fuerte.
Puede que tú seas tú, y yo quiera de eso.
Puede que quiera saber de ti, por ver si tú.
Puede que de la calma al abismo solo haya un ven.
Puede que el miedo nunca deba ser excusa para no ser feliz.
Puede que los valientes mueran antes, pero viven más.

Y es por estas cosas que el amor es quemarse y quemar.

©Eloy Cánovas

Ojalá, ojalá…

Microdesnudos

Imagen; un merkami de microdesnudos

Ojalá nos conmoviéramos por estar vivos.

Porque lo que te da miedo también te tiene miedo.
Porque el cuarto oscuro de la casa eres tú.
Porque no todo lo que brilla es ausencia.
Porque la nostalgia es la madre de todos los vicios.

Pero ojalá, ojalá seamos tan honestos como cuando tenemos las manos frías. Ojalá seamos tan valientes como para dejarnos querer.

Sí, mira, todo eso que amas también eres tú.

©Eloy Cánovas

De lo que leas, la mitad. De lo que sientas, todo.

image

Prefiero morir roto donde la curiosidad me lleve, que morir hastiado de conocimientos de otros.

Prefiero despertar entre el miedo y la angustia del “no soy capaz” que anestesiado por la droga dura del “todo irá bien”.

Prefiero (y mil veces) una puta realidad que una maravillosa mentira.

Prefiero tener un fuerte carácter, que ser carne de maltrato por no tenerlo.

Prefiero creer que la autoestima no consiste en confiar en que todo te va a salir bien, sino en que no te vas a hundir si algo te sale mal.

Vamos, que me encantaría decirte que…
De lo que leas, la mitad.
De lo que sientas, todo.

©Eloy Cánovas