Y todo, todo, por amor.

Hay situaciones que no controlo.
No es porque no pueda, es porque no quiero.
No puedo evitarlo, no, no quiero.

No puedo evitar que un día dejen de mirarme, no lo haré.
Quizá porque ya no es, quedándome en que estuvo, que fue.
Qué menos que quedarte con un bonito recuerdo.

Si es mi culpa, será porque no lo cuidé, no lo merezco.
Si no es mi culpa, será porque tampoco lo merezco.

No puedo pedir amor, como tampoco puedo pedir confianza. Porque no quiero nada que no pueda cuidar, aunque sea a kilómetros. Porque distancia es cuando no amas.

Aunque sí puedo vivir, lo que tengo que vivir. Que quizá vivir sea eso, hacer lo que tienes que hacer, aunque te equivoques. Y aunque me equivoque, seguiré haciéndolo;

Quedarme en unos ojos que aguanten la mirada.
Y todo, todo, por amor.

Qué menos.

©Eloy Cánovas

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *