Entradas

La hoja en blanco

Yo no creo en el destino.
Me da miedo.

Me da miedo entregarme a las circunstancias de una determinada trazabilidad, bajar los brazos porque ‘esto es lo que hay’ o vivir de lo que tiene que ser. No quiere decir que me baje de la vida, solo me bajo de la vida que otros quieren que viva, modelada por lo que ‘tiene que ser, será’.

Cuando tragas agua por ir a contracorriente, no te vuelves pez, no te salen branquias. Solo aprendes a no agarrarte a la primera rama que encuentras, aunque vayas acantilado abajo.

Hoy tengo menos sueños que ayer, pero los que tengo los sostienen unos cimientos que nacieron del barro, modelados por mis errores, acompañados por las ramas que no agarré y sazonados por los caminos que elegí, aunque me equivocara.

Soy de los que piensa que una hoja en blanco es una historia difícil de contar. Que si la escriben otros por ti, no es tu historia. Si no tiene tachones, mala caligrafía o restos de comida, es porque es posible que nos haya faltado la emoción de lo inesperado, ese riesgo que es perfecto.

Hoy, llego a los días con un cuerpo cada vez más rígido y menos flexible, una barba más amarilla, una mirada más cansada que no derrotada. Y sigo sin ser pez, solo alguien que pasea por los ríos.

A las personas que amo,
a mis compañeros de viaje,
a todo lo que queda por sentir.
¿Qué tenemos para hoy?.

Gracias, siempre.
Con amor.

©Eloy Cánovas

Belleza interior

¿Por qué buscamos tanto fuera lo que ya tenemos?, hablo de belleza, de gustar. No me refiero a unos abdominales definidos, para eso siempre hay tiempo. Hablo de lo que tan difícil es cubrir si no lo eres, si no lo trabajas, si no empiezas por ti.

No busques más fuera lo que empieza contigo. Lo que encuentres en el fondo, está por encima de la superficie. Le dieron la vuelta sin tu permiso, para venderte una falsa felicidad que corre más que tú.

✔️Olvídate de la felicidad y empieza a disfrutar de las pequeñas alegrías.
✔️Sé buena persona, pero no se lo cuentes a nadie.
✔️Sé honesto/a contigo mismo, quítatelo todo menos lo que eres.
✔️Abraza lo que no puedas explicar, no puedas justificar, no puedas dejar de querer.
✔️Dí ‘te amo’ más veces, a solas también.
✔️Vive sin prisas a una velocidad de crucero.
✔️Acuérdate de ti tanto como de los demás, se nos olvida.
✔️No guardes rencor, envejece, mucho.
✔️Di no cuando quieres decir no, es realmente liberador.
✔️Y hablando de libertad, naciste libre. No busques más lo que ya eres.

Piensa que si eres completamente feliz, no desearás nada más en tu vida, será tu muerte. Ese ideal de la felicidad está acabando contigo.

Todo lo que coge forma dentro,
es la belleza que se manifiesta fuera.

©Eloy Cánovas

Me da la vida que vivas la tuya.

¿Cómo medir cuánto quieres a una persona?,
pues lo tienes difícil si esperas que te lo diga yo.

Aunque quizá sí tanto quieres a alguien (o eso dices), estoy seguro de que querrás que sea feliz, contigo o sin ti. Si es así, creo que estás perdiendo el tiempo midiendo el infinito.

Tendemos a dejar de lado lo que ya no tenemos por el nuestro, vamos quitando y poniendo derechos como si fuéramos Dioses. Como si ser feliz ya no lo fuera, porque claro, ya no está cerca. Ese sentimiento es pasajero, créeme, nadie lo sustenta mucho tiempo. Al final, acabas dándole lo que todo el mundo se merece; el derecho a ser feliz.

Si llegas a ese momento de lucidez, dale el valor que tiene y es. Imagínate lo bien que lo hizo esa persona contigo, para que tú le quieras así. Sin condiciones, pero por favor, feliz.

Dime, ¿a cuántas personas has ayudado tú a que quieran vivir la suya?. ♥

©Eloy Cánovas

El secreto de un corazón, es otro corazón.

Los secretos no se guardan en un diario,
no se guardan en un álbum de fotos bajo llave.
No, son solo recuerdos que miran en la misma dirección.

Quien es el centro de las miradas,
quien sin voz pero con todos los votos,
quien es capaz de sentir sin ser correspondido.
Es ese que calla a gritos, ese que guarda y aguarda.

El secreto de un corazón siempre son personas,
ni llave que lo cierre, ni grito que lo arrugue.
A quien guardes en la caja de emociones,
sea quien sea, cuida de tu decorador de interiores.

Porque si guardas rencor, tendrás ruinas.
Si guardas amor, tendrás un bonito jardín.

Pero guarda, vuelve a pasar por el corazón.
Que no se te olvide preguntarle cómo esta.
Y por supuesto, si necesita algo.

©Eloy Cánovas

De sueños y esperanzas.

Saberse vulnerable está bien, es humano. Quedan muchas historias por vivir en quien sabe que no sabe lo suficiente.

No te hace falta que digan de qué estás hecho, que digan hasta dónde, por cuánto, por quién. Ni tú mismo lo sabes, y eso es tan humano como emocionante. Pero acepta que lo harán, créeme, no pasa nada.

Cuando te alistas en la carrera de la vida, debes aceptar que te idealicen. Que te digan todo aquello que no puedes hacer, que tus materiales son endebles y poco seguros e incluso que esto no es para ti. Recuerda que todos hablamos de nosotros mismos cuando lo hacemos de los demás, es una autobiografía continua que no cesa.

Y es por estas cosas que la discreción es un truco de belleza infalible. Todos querrán conocerte por lo que no dices, y claro, los conocerás a todos.

Estás hecho de esperanzas, las tuyas y las de quienes depositan las suyas en ti. No necesitas más, porque son los materiales de los que se construyen los sueños que otros dicen que careces por imposibles.

Hasta que emprendes el vuelo.
Mira, un avión de papel del que muchos creen que caerás en picado en cuanto deje de soplar el viento. Ya sabes, nada nuevo.

Y luego pasa lo que pasa.

Que la esperanza no conoce los límites, que te rebosan las ganas y los sueños. Que lo que dicen de ti no hace justicia, les hace justicia a ellos. Recuérdalo.

Mírate, un avión de papel, de esos que vuelva tan alto como aquellos que dicen hacerlo. De esos por los que nadie daba un duro y que ahora preguntan por el precio de tus sueños.

No te anticipes, cuenta el maravilloso espectáculo que viste ahí arriba después. Cuando bajes a visitarlos, no encontrarán agritud, solo las gracias por ser el aire que necesitabas para despegar.

El mérito de mantenerte ahí arriba ya sabes de quién es,
de un avión de papel hecho de sueños y esperanzas.

©Eloy Cánovas

Sé feliz con lo que eres, es todo lo que tienes.

Es un sinsentido buscarle el sentido a todo. Es mejor fluir con la vida, que pararte a pedir explicaciones por vivirla. Es entonces cuando el pensamiento te somete a una entrevista vis a vis, que al terminar, no te queda más remedio que darle la razón.

*Cuando pienses que “no es oro todo lo que reluce”, piensa que tú tampoco. No seas engreído.

*Acepta (lo sé, con dolor) que otra persona ocupe ahora el lugar que tú habitaste. Recuerda que nadie te pertenece.

*No tengas miedo a la soledad, es una buena compañera de baile para pisarle los pies.

*El paraíso está donde lo quieras construir, no hay más.

*Si no aprendes de los errores, ellos aprenderán de ti. Son como un grifo que gotea a medianoche, o como deberías ser tú luchando por lo que quieres.

*Sufrir por causas imaginarias solo nos garantiza dolor, un dolor muy real. Imagina menos, vive más.

*Cuando damos esperando a recibir, no estamos dando, estamos exigiendo. Acepta después que recibas compasión y no amor (aunque se parezcan).

*Hay ciertos riesgos en intentar que otra persona se ponga en tu lugar para que entienda tus problemas, puede derribar lo poco que queda en pie. Ten cuidado, elige bien.

*No saques de tu vida lo que una vez fue importante para ti pero ya no. Saca aquello que lo hizo dejar de serlo (malos recuerdos) y vuelve a ubicarlo, por favor.

*Si agradeces todo lo que se va, volverá, aunque solo sea para darte las gracias, aunque solo sea para pedirte perdón. Aunque solo sea para decirte, ‘te llevo conmigo’.

Sé feliz con lo que eres, es todo lo que tienes.
Con amor, mucho amor.
Gracias

©Eloy Cánovas

¿Qué nos pasa?.

¿Qué nos pasa?.
Que hacemos como que no nos pasa nada, pero de todo nos pasa. Que cuando más hacemos como que nada pasa, más sentimos todo lo que nos pasa.

Nos pasa con las personas, las que pasan y se quedan.
Nos pasa con el orgullo, cuando intentamos sacarlas.

¿Pero qué?.
Que puede que tan mal no lo hayamos hecho. Que puede que tan buenos no hayamos sido. Lo que es seguro, es que somos responsables del recuerdo que dejamos, no de lo que hagan con ellos.

Puedes elegir qué hacer con tus recuerdos, puedes hacer que dejen de doler mientras vuelven a pasar por el lado del corazón. Puedes elegir que no se queden clavados en el esternón, encontrando la bonita razón por la que llegaron.

Porque si fue capaz de llegar hasta allí,
es por un “contigo” que no pensaba irse.

Porque si una estrella te hizo brillar,
ella brilla por cada vez que lo hagas tú.
Se lo debes.

Te lo debo

©Eloy Cánovas

Qué sabrás tú.

Estoy cansado de gurúes y expertos del amor.
De quienes te dicen qué anida en tu estómago, si mariposas, espinas, libélulas o qué saben ellos. De quienes te cuestionan, que no es suficiente, que no sabes, que te faltó aquí, que no has querido bien, que no se lo merecía, que no la mereces. Que no, que no sabes ni conoces el amor.

Qué sabrás tú.

Si no te ha mirado el sur, hasta perder el norte.
Si no fuiste su prioridad, fuiste su única opción.
Si no te ha dicho ‘te estoy amando’ a los ojos.
Si no has besado una estrella que brilla al servicio de la humanidad.

Qué sabrás tú.

Si no te han amado tanto como para vivir en sus ojos.
Si no te han abierto el corazón para sentirte en casa.
Si no has querido vivir todas las vidas bajo el cabecero de una cama con vistas al firmamento.

Qué sabrás tú.

Acepto que me digas que no sé amar, pero no me digas que después de todo, no bebí un poco de eternidad. Que después de todo, no conocí el amor incondicional.

Otra cosa es que lo merezca. ∞

©Eloy Cánovas

Tu derecho a ser feliz

Sabes que ocurre, ocurre que te cansas.
Ocurre que cuando sientes que te cansas, la culpa viene después. Y no es justo, no mereces vivir esa lapidaria sensación.

Pero ahora no lo ves, tú no te has visto.
Así no, aún no.

Ahora solo ves que ya no sientes como antes, y sin embargo te sienten más que nunca. Ahora ven todo lo que eres, todo lo que fuiste, todo lo que hiciste con lo que fuiste. Y hoy te miran así, con temor a lo que serás, por tus decisiones, porque ya estás cansado. Ahora es cuando no te reconocen, ahora es cuando te quieren como a ti te gustaría, ahora es cuando te quieren por miedo a perderte.

Y piensas, ¿ahora?, ¿ahora qué?. Ahora nada, ya nada.
No te sientas culpable, no pasa nada.

Mira atrás, si sientes todo lo que diste, si sientes todos y cada uno de los pasos que no mediste, los que te llevaran a donde te llevaran, es justo donde querías estar. Entonces solo así, has vivido.  A veces duele, otras también. Una de las cosas que hacen bonita una historia, es posiblemente porque tiene un final. Es irte antes de que solo hagas acto de presencia porque ya no estás donde quieres estar.

Sé que la vida no suele ser justa, pero sigue siendo bella.
Sigue temblando la luna en el agua, sigues teniendo derecho a ser feliz. ⭐

©Eloy Cánovas

¿Recuerdas?

¿Recuerdas la sensación de ser lo que los demás no esperan de ti?. Yo podría tener un Máster sobre este arte, la decepción.

Llevo mal tanta doctrina desmesurada, supuestos obsoletos y tradiciones ancestrales. No ser yo para ser en otros, es realmente agotador. Como agotadoras las personas que intentan hacerte creer que solo hay una manera correcta de hacer, de vivir. Y justamente es la que ellos dicen que es. Un plan.

Intenta cuidarte de ser la versión que los demás quieren que seas, modelada al antojo de todos. No pasa nada si no llega lo que esperan de ti, de verdad, hay vida después de esto.

¿Cuántas veces crees que he cubierto las expectativas?. Es uno de los problemas de nuestro mundo, en muchas ocasiones no sabemos cuándo hacemos feliz a alguien, pero sí sabemos cuándo no. Es una realidad que asusta.

Y es por esto, porque nos quedamos con los finales.

Se nos olvida, ponemos el foco donde siempre, en el final de la historia. Pero no, no es el final, porque llegan los recuerdos, y los recuerdos no conocen los finales.

Vivir con coherencia puede llevarte por caminos de soledad, pero qué tranquilidad en el alma.

©Eloy Cánovas