Las miradas perdidas siempre parecen haber encontrado algo.

Una mirada perdida siempre sale a volar,
para acabar encontrando respuestas.

A los “perdóname” y los “te perdono”,
a los “deja de llorar” de después,
y a los abrazos que no llegaron, ni llegarán.

Para estrellarse en el anhelo,
de lo que fueron,
lo que pudo haber sido,
pero ya no.

*No subestimes a alguien con la mirada perdida,
está arreglando el mundo, su mundo, su vida.*

©Eloy Cánovas

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *