Al sur de la Osa Mayor, fuera de órbita.

¿Conoces la premisa “echarse a un lado“?

Cuando sabes que dueles, te toca echarte por la cara oculta de la luna. Cuando todas las señales que te llegan del otro lado, son un “necesito sacarte de mi vida”.

Cuando incluso piensas que no volvería a elegirte, que no volverás a ver cada uno de sus pedazos que te dio. Te queda desaparecer de su órbita.

Lo he intentado, por activa y por pasiva. He dejado muchas señales que no invadan su paz, nada, no son buenas, no lo soy. Cada vez que lo intento, una puerta se cierra. Cualquier atisbo de mi existencia, genera un movimiento que me saca fuera. Ya no tengo sitio, solo queda entenderlo.

Al sur de la Osa Mayor, fuera de su camino, de su vista, de cualquier movimiento, me toca hacer el mío. Llegas a la conclusión de que es la única forma de ayudarla. No se merece menos, salvo todo lo bonito que la vida tiene para ella. Que es mucho.

¿En qué estaría pensando García Márquez cuando escribió “A veces, el mayor acto de amor hacia una persona, consiste en desaparecer de su vida“?. Qué necesidad y qué pocas ganas tengo de tener que aceptar esto. Ya podrías levantar la cabeza, Gabo, ya podrías.

Ni más lastres para volar, ni más motivos para dudar, no más antítesis de libertad, ni más esperas para poder ser.

¿Cómo se ayuda a alguien que te hizo tanto bien?. ¿Dejando que la paz (que no eres tú) llegue a su vida?. ¿Cuando no quieres apagar las luces, pero sabes que tienes que hacerlo?. ¿Cuando ya no va a ser contigo, ya es ella, lejos?.

Gracias por tanto.

Dejar ir, no significa dejar de sentir. Te quiero, a miles de años luz. Te quiero, aún también fuera de órbita.

©Eloy Cánovas

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *