Sé feliz con lo que eres, es todo lo que tienes.

Es un sinsentido buscarle el sentido a todo. Es mejor fluir con la vida, que pararte a pedir explicaciones por vivirla. Es entonces cuando el pensamiento te somete a una entrevista vis a vis, que al terminar, no te queda más remedio que darle la razón.

*Cuando pienses que “no es oro todo lo que reluce”, piensa que tú tampoco. No seas engreído.

*Acepta (lo sé, con dolor) que otra persona ocupe ahora el lugar que tú habitaste. Recuerda que nadie te pertenece.

*No tengas miedo a la soledad, es una buena compañera de baile para pisarle los pies.

*El paraíso está donde lo quieras construir, no hay más.

*Si no aprendes de los errores, ellos aprenderán de ti. Son como un grifo que gotea a medianoche, o como deberías ser tú luchando por lo que quieres.

*Sufrir por causas imaginarias solo nos garantiza dolor, un dolor muy real. Imagina menos, vive más.

*Cuando damos esperando a recibir, no estamos dando, estamos exigiendo. Acepta después que recibas compasión y no amor (aunque se parezcan).

*Hay ciertos riesgos en intentar que otra persona se ponga en tu lugar para que entienda tus problemas, puede derribar lo poco que queda en pie. Ten cuidado, elige bien.

*No saques de tu vida lo que una vez fue importante para ti pero ya no. Saca aquello que lo hizo dejar de serlo (malos recuerdos) y vuelve a ubicarlo, por favor.

*Si agradeces todo lo que se va, volverá, aunque solo sea para darte las gracias, aunque solo sea para pedirte perdón. Aunque solo sea para decirte, ‘te llevo conmigo’.

Sé feliz con lo que eres, es todo lo que tienes.
Con amor, mucho amor.
Gracias

©Eloy Cánovas

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *