Arritmia

Yo no soy de piedra.
A mí me ganas con casi nada,
y me pierdes por un montón de cosas.

Soy más bien de cartón, de un gramaje fino y endeble.
Que con la tempestad de una tormenta, me quedo en nada.
Pero con la brisa y un poco de calor, vuelvo.

Se me da mal aparentar lo que no soy,
pero se me da peor fingir que me arrepiento.

Desde que empecé a pedir ayuda en lugar de tanto perdón,
gané dos latidos por ‘sentimiento’ cuadrado;

Las ganas de volver a volar,
tus ganas de verme hacerlo.

Y así olvidé mi arritmia con la vida,
el miedo como excusa para no ser feliz.

Gracias por hacerme sentir,
que es posible conmoverse por estar vivo.

©Eloy Cánovas

[ Ilustración de Dan Cretu ]

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *