Pena por bandera

Se te llena la boca de pasado.
De lo que te supera por tratar de superarlo.
De todo eso que no aceptas que te haya pasado, aunque ya no puedas hacer nada.

Una bola que ya no puedes masticar más,
mucho menos tragar.

Nos vomitamos unos a otros, y luego pedimos que nos rescaten. Esperamos la ayuda que no llega, que no llega por no ayudar a que nos ayuden. A un Máster en hastío solo optamos, porque para más no estamos dispuestos.

El hombre del saco, nuestros fantasmas del pasado arrastrando.
Una ostia tras otra, que con desdén, pena por bandera.

¿Qué sería de esa brisa en la cara de la que ya no hablas?.
Esa de la que todos hemos oído salir de tus labios.
Corre, ve a buscarla. No tienes otra cosa mejor que hacer.

Quizá encuentres en ella cosas que habías olvidado.
¿Recuerdas?, espera, te ayudo.

✔️La caricia que llegó antes de la cicatriz
✔️Una mirada sostenía porque ya todo, to-do
✔️Las promesas que dependían de ti, y que ya no se oyen
✔️Los consejos tan valiosos que dabas a los demás (los de ahora no lo son tanto)
✔️La benevolencia a un final que llegaste a imaginar, y que no has cumplido.
✔️Todo eso que dices que aceptas pero no.
✔️Lo que todavía eres, y que los demás aún recordamos

Deja de tocar la cicatriz que por locura (y no herida) supura.
Cúbrela con apósitos de felicidad que ya llevas contigo.

Consumir preferentemente por encima de todo ♥️

©Eloy Cánovas

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *