Ser(te) feliz.

Cuídate de quien te exige estar siempre feliz y radiante.

Ser tú está bien. Que te digan cómo, cuándo y dónde estar para ser tú, no. No hay aforo que abarque la cantidad de expertos que te exigen ser feliz, y qué pocos encuentras en quien te invita a ser(te) primero para ser(lo) después.

Ser feliz no es una imposición, no se impone vivir en una sonrisa permanente. Se vive ser feliz, se siente ser feliz, y no, no siempre se consigue. No pasa nada.

Lo contrario a la felicidad no es la desdicha,
es que no hagas nada para ser, feliz.

Tener sentimientos agota, pero fingir tenerlos es mortal.
Cuídate de la necesidad de ser sin estar, cuida(te) corazón.

©Eloy Cánovas

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *