Me da la vida que vivas la tuya.

¿Cómo medir cuánto quieres a una persona?,
pues lo tienes difícil si esperas que te lo diga yo.

Aunque quizá sí tanto quieres a alguien (o eso dices), estoy seguro de que querrás que sea feliz, contigo o sin ti. Si es así, creo que estás perdiendo el tiempo midiendo el infinito.

Tendemos a dejar de lado lo que ya no tenemos por el nuestro, vamos quitando y poniendo derechos como si fuéramos Dioses. Como si ser feliz ya no lo fuera, porque claro, ya no está cerca. Ese sentimiento es pasajero, créeme, nadie lo sustenta mucho tiempo. Al final, acabas dándole lo que todo el mundo se merece; el derecho a ser feliz.

Si llegas a ese momento de lucidez, dale el valor que tiene y es. Imagínate lo bien que lo hizo esa persona contigo, para que tú le quieras así. Sin condiciones, pero por favor, feliz.

Dime, ¿a cuántas personas has ayudado tú a que quieran vivir la suya?. ♥

©Eloy Cánovas

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *