Dure lo que dure

Tendríamos que dejarnos “estrellar” más por lo fugaz, de lo que todos dicen que es efímero porque no dura. Si, de eso.

Muchos de nuestros recuerdos son fugaces, pero si los valoras por todo menos por fugaz, claro, eso ya es otra historia.

Y eso es lo que nos pasa.

Preferimos el beso dulce de una promesa,
en lugar de un escalofrío que desincroniza los latidos.
No, no es el mismo beso.

Preferimos un viaje planeado para encantar,
a que nos encanten con una escapada a ningún sitio.
Pero oye, qué escapada.

Por eso no podemos hacer como si nada,
cuando tus recuerdos te dicen que fue todo.
Todo en tan poco.

Porque eres recuerdo antes de que te tengan,
porque importante es si una vez te tuvieron.
Durase lo que durase.

©Eloy Cánovas

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *